Los peligrosos permisos de privacidad en Android

,
Permisos de privacidad en Adroid

 Cuando instalamos una aplicación en Android desde Google Play Store, o desde un archivo APK, muchas veces no nos percatamos de los permisos de privacidad que solicita la aplicación. Estos permisos le permiten a la aplicación tener control sobre nuestro móvil, de ahí la importancia de conocer los permisos más peligrosos en Android que pueden afectar nuestra privacidad. Todo tiene un precio y el de nuestra privacidad es bastante alto, por eso debemos ser cuidadosos con las aplicaciones que instalamos, sobre todo con las gratuitas.

Versiones modernas de Android (a partir de la versión 6.0 Marshmallow) te permiten habilitar de forma individual los permisos de las aplicaciones y revocarlos en cualquier momento. Mientras que en versiones antiguas (Android 5.0 Lollipop o anterior), aceptas los permisos de la apliación o no podrás usar la aplicación en cuestión a menos que seas Root.

Tipos de Permisos en Android

Google distingue entre dos tipos de permisos: los normales y los peligrosos. Los normales no suponen un gran riesgo para la privacidad o seguridad del usuario. Por ejemplo, hay riesgo en que una aplicación tenga acceso a los contactos, pero no es preocupante que tenga acceso a conocer el estado del WiFi o que pueda hacer vibrar el móvil.

Si eres Root, puedes instalar Xposed Framework y el módulo XPrivacy, que te permite elegir minuciosamente entre todos los permisos que tiene una aplicación de manera mucho más completa a lo que permite Google.

Permisos de privacidad más peligrosos

  • Ubicación. Si una aplicación para usar la linterna o un juego necesita nuestra ubicación, seguro que no será para nada bueno. A través de la IP ya pueden ubicarnos en una ciudad, provincia o país, pero se ve que esto no es suficiente. Google Maps usa la ubicación para guiarnos por la ciudad, pero aplicaciones como la linterna, por ejemplo, lo usan para poder dirigirnos anuncios y vender nuestros datos, sabiendo además nuestros hábitos y qué comercios tenemos cerca.
  • SMS y llamadas. Que una app tenga acceso a los SMS y a las llamadas le da permiso para poder contactar con teléfonos de pago, o enviar virus a tus contactos haciéndose pasar por ti.
  • Cámara. El acceso a la cámara permite a una app poder hacer capturas o grabar vídeo en cualquier momento. Con ello, pueden sorprendernos en cualquier tipo de situación. Si lo mezclan con el acceso a Internet (que entra dentro de los permisos normales y cualquier app puede tenerlo), un atacante puede enviar las capturas a un servidor que él mismo controle.
  • Micrófono. Que una aplicación de grabación de voz necesite acceso al micrófono es lógico. Pero, ¿para qué lo quiere un juego? Según algunas investigaciones, algunos juegos lo utilizan para saber qué películas o series se están escuchando de fondo para hacer un perfil más certero del usuario. Por ejemplo, Facebook, aunque hayan intentado demostrar lo contrario, lo usa para escuchar lo que decimos y mostrarnos luego contenido relacionado. Sea como sea, no es cómodo que una app pueda escuchar todo lo que decimos.
  • Contactos. WhatsApp necesita tus contactos para poder saber quiénes usan la app. Sin embargo, un juego la requiere para, nuevamente, ver quiénes son nuestros amigos y poder cruzar intereses.
  • Almacenamiento. Con este permiso, una aplicación puede acceder a nuestros archivos y enviar cualquiera que tengamos almacenado, o al menos, saber qué tipos tenemos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *