Los Galaxy Note 7 explotan. Un error inconcebible

,

A tan solo 7 días del lanzamiento del iPhone 7, el principal rival de Apple, Samsung retira las ventas de su Galaxy Note 7. Y no precisamente porque se sintiera intimidado por la competencia, sino porque reconoció problemas graves con las baterías que llegaron a explotar en su último modelo.

No es la primera vez en la historia de la telefonía móvil que se hacen retiros masivos de los productos ya vendidos. En 2007, por ejemplo, Nokia regresó 46 millones de teléfonos también por sobrecalentamiento de las baterías. Este año le tocó la desdicha a Samsung, que hasta el pasado mes había llamado a revisión 2,5 millones de dispositivos.

El error de Samsung, dos veces

El 19 de agosto salió al mercado el Galaxy Note 7. El producto estrella de Samsung  rápidamente disparó las ventas, pero… A penas dos semanas después comenzaron a reportarse quejas y devoluciones por sobrecalentamiento e incluso explosión del teléfono, ocasionando daños a los usuarios. Hasta el 1ro de septiembre se habían detectado 35 de estos casos en el mundo. Samsung anunció entonces que comenzaría un proceso de estudio para determinar las causas de las explosiones y que remplazaría los dispositivos. Y así lo hizo.

Después de una “exhaustiva” revisión, la compañía surcoreana anunció el 27 de septiembre que más del 60% de los Note 7 que habían sido vendidos en Corea del Sur y EE.UU había sido reemplazado por nuevos dispositivos con el error de calentamiento solucionado. Así, en la primera semana de octubre el Note 7 volvió a venderse a nuevos compradores en Corea del Sur.

El problema se agudizó cuando los daños, quejas y devoluciones comenzaron a aparecer también con los dispositivos repuestos y supuestamente arreglados. Este inconcebible error, para un gigante de la telefonía móvil como Samsug, repetido además en dos ocasiones, provocó que el pasado 11 de octubre la empresa anunciara en un comunicado que se detiene la producción del Galaxy Note 7 permanentemente.

error inconcebible del Galaxy Note 7

Los usuarios tendrán la posibilidad de recuperar su dinero íntegramente o cambiar su  Note 7 por los Galaxy S7 o S7 Edge más pequeños con un reembolso parcial. Muchos clientes compraron, además del móvil, accesorios como lápices ópticos, lentes de tipo gran angulares, carcasas cubiertas para el teclado, generadores de energía y baterías suplementarias. En estos casos, aún se evalúa con los proveedores las formas de cubrir los costos.

¿Cuál fue el motivo del sobrecalentamiento?

La correcta colocación de la batería en el teléfono es indispensable para su buen funcionamiento. Las pilas de iones litio que utiliza Samsung en su fabricación (como muchas otras empresas de celulares), se recargan rápidamente y duran más que las pilas convencionales. El problema es que para almacenar la energía eléctrica, esta se combina químicamente a través de los electrodos generando calor.

En el primer estudio realizado por la empresa para detectar el error, se comunicó que este se producía al entrar en contacto el ánodo (polo positivo) con el cátodo (polo negativo). Esto producía un exceso de calor en la celda de la batería que, en ocasiones, llegaba a explotar. Sin embargo, según The New York Times, los ingenieros no lograron estallar los teléfonos al recrear la posible falla. Otros informes filtrados especulaban que el error radicaba en que las baterías eran más grandes de lo previsto y esto causaba mucha presión dentro del equipo.

explosión del Galaxy Note 7

explosión del Galaxy Note 7

El dilema recalló en Samsung SDI, el fabricante de componentes de la empresa. En el segundo lote de repuesto que expidió Samsung se suponía que había quedado saldado el error con baterías fabricadas por ATL (Amperex Technology Limited). Pero ya vimos que no fue así. Por lo tanto, queda la duda de si fue mal diagnosticado el problema original o si aún se desconoce la verdadera causa.

Varias personas consideran que Samsung hubiera evitado el desastre actual si hubiera mantenido el diseño que permitía retirar la cubierta trasera de los teléfonos y sacar las baterías. Este tipo de modelo lo distinguía de los iPhone. Fue reemplazado para el Galaxy S6 y el Note 5, en aras de diseños más compactos y resistentes al agua.

Soluciones ¿desesperadas?

La primera medida que anunció Samsung tras los primeros reportes de explosiones de baterías fue la petición a los compradores de que apagaran el dispositivo y lo devolvieran rápidamente para sustituirlos. Algunos usuarios siguieron el consejo y muchos de los reemplazos no tuvieron el éxito esperado como ya analizamos. Otros clientes hicieron caso omiso a las advertencias.

Por esta razón, Samsung tuvo que acudir a otras soluciones. Lanzó una actualización del software llamada OTA (Over the Air o Por el aire en español), que limita la carga de la batería hasta un 60%. Está dirigida exclusivamente a aquellos usuarios que no han devuelto el Galaxy Note 7 que adquirieron.

Se comenta que la empresa impondrá a estos usuarios restricciones más drásticas como el bloqueo general de los dispositivos. Es totalmente comprensible a fin de evitar nuevos accidentes, demandas y más pérdidas

¿Qué hacer ahora con los dispositivos?

La problemática fundamental en este sentido se centra en cuestiones medioambientales. Con respecto a esto Mike Childs, director de Políticas de Amigos de la Tierra comentó:

Los teléfonos móviles tienen materiales valiosos y preciosos dentro de ellos, cuyo proceso de extracción puede causar daño ambiental significativo. (…) Todos los teléfonos deben ser 100% reciclados al final de su vida, o cuando tienen que ser devueltos por averías. (…) El medio ambiente no debe sufrir a causa de los errores de las empresas de telefonía móvil.

En tal sentido, Samsung se comprometió a tomar todas las medidas para recuperar los dispositivos. Hasta el momento envía notificaciones a los usuarios para que devuelvan los móviles. Aún no se sabe con certeza si la empresa los desarmará para utilizar algunos componentes en próximos modelos. Lo cierto es que tendrá una montaña de celulares para pensar qué hacer con ella.

Alerta para el futuro

Hay que tener en cuenta que cada día se exige más a los teléfonos móviles. Los usuarios queremos pantallas grandes y con mayor resolución; conexión a 4G y procesadores más rápidos. Encima que sean más compactos; que cargue rápido la batería y que esta dure más tiempo. Todo ello implica un reto para los fabricantes de componentes para móviles. Después de la experiencia de Samsung, todas las empresas se encargarán de revisar cuidadosamente sus productos y realizar todo tipo de pruebas antes de lanzarlos.

El gigante surcoreano de la telefonía móvil ha recibido un duro golpe que esperemos sirva de escarmiento para futuros modelos. Hasta ahora, la empresa guarda celosamente las ideas que podrán o no conquistar a los usuarios en el próximo lanzamiento. Sin dudas, ya nos colman de expectativas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *